¿Pueden Argelia, Catar e Irán proporcionar alternativas al gas ruso?

¿Qué alternativas hay al gas ruso?

En unos días en los que la comunidad internacional observa con consternación la invasión de Rusia a Ucrania, muchos se plantean alternativas viables al suministro de gas ruso, dada la enorme dependencia europea de los hidrocarburos procedentes del gigante euroasiático.

Pero ¿existen alternativas reales a los hidrocarburos que llegan desde Rusia? ¿Hay países con la capacidad y las infraestructuras suficientes para ocuparse de la producción y distribución del gas, negocio tradicionalmente controlado por el Kremlin? Vamos a contextualizar esta situación, analizando cuáles son las posibles alternativas al gas de Rusia y qué papel jugará la traducción profesional tras estos acontecimientos.

Argelia, la potencia del futuro

Argelia es el tercer proveedor de gas natural de Europa, solo por detrás de Rusia y de Noruega. Su proximidad geográfica con la UE refuerza la viabilidad logística de su flujo de hidrocarburos, que ya está llegando a algunos puntos de Europa. Sin ir más lejos, a España.

No obstante, la producción de Argelia no es lo bastante voluminosa como para satisfacer por sí sola toda la demanda que cabría esperar en un hipotético escenario de veto al gas ruso. El motivo es la escasez de inversiones realizadas en producción y distribución hasta la fecha. Debido a ello, Argelia no puede satisfacer a corto plazo las demandas energéticas internacionales sin desatender las propias.

A pesar de la intención manifiesta del gobierno, instituciones y empresas de posicionar el gas argelino como una alternativa real al gas ruso, lo cierto es que el país aún no cuenta con una capacidad de exportación escalable.

Catar, entre Oriente y Occidente

Catar es el segundo exportador mundial de gas natural licuado, solo por detrás de Estados Unidos. Más allá de las controversias sociopolíticas asociadas al mundo árabe, lo cierto es que este emirato lleva años colaborando firmemente con los países occidentales.

De hecho, la organización del Mundial de Fútbol de 2022 responde a la intención de Catar de abrirse a Occidente, aunque haya sido objeto de numerosas críticas procedentes de distintas ONG por el impacto de los hidrocarburos en el medio ambiente y por supuestas irregularidades en la organización del mayor evento del fútbol mundial. tiene ante sí una oportunidad de oro para posicionarse en el mercado internacional del gas como una alternativa sólida al país dirigido por Vladimir Putin.

El emirato, además, cuenta con el beneplácito del presidente norteamericano Joe Biden, que no ha dudado en elogiar el papel del Emir Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani en las evacuaciones de Afganistán durante una recepción oficial en la Casa Blanca el pasado 31 de enero.

Sin embargo, a Catar le sucede algo parecido que a Argelia: no puede abastecer a corto plazo toda la demanda que se necesitaría en caso de prolongarse la crisis entre Rusia y Ucrania. Sus exportaciones de gas tienen como destinos principales India y Bangladesh. Por tanto, redirigir el gas catarí a Europa tendría un precio muy elevado.

Irán, a la espera

Irán merece una mención en esta lista porque comparte un gigante yacimiento de gas con Catar: el South Pars, que se extiende a lo largo de 9.700 kilómetros cuadrados, de los cuales 3.700 ocupan aguas territoriales iraníes.

No obstante, sus relaciones con la Casa Blanca se vieron claramente diezmadas durante el mandato de Donald Trump, quien retiró a Washington de los acuerdos nucleares entre las grandes potencias e Irán.

Sin embargo, el panorama actual es bien distinto: Europa y Estados Unidos se sienten apremiados a posicionarse y a adoptar soluciones frente a las posibles consecuencias del conflicto entre Rusia y Ucrania.

La conclusión es que si se levantan las sanciones a Teherán, a largo plazo será posible realizar inversiones masivas en el país y acceder a grandes volúmenes de gas natural licuado. Pero, una vez más, se trata de una solución de cara al futuro, mientras que la invasión rusa de Ucrania es una realidad que se está viviendo hoy en día.

El papel del traductor profesional en el mercado de los hidrocarburos

A lo largo de este análisis hemos mencionado varios estados distintos, cada uno con su lengua y sus peculiaridades culturales. El árabe y el ruso suman un total de casi 558 millones de hablantes, lo que acentúa la importancia de la traducción a estas lenguas.

El farsi, con 100 millones de usuarios, queda algo más lejos en la lista. Por ello, encontrar un traductor o una agencia que traduzca documentación a la lengua de Irán no es nada sencillo.

El perfil del traductor internacional encargado de los proyectos relacionados con el mercado de los hidrocarburos debe ser alguien que posea amplios conocimientos sobre traducción química e industrial, un sector que involucra a empresas y gobiernos de todo el mundo, y al que le esperan aún largos años de prevalencia mientras las energías renovables se preparan para coger el relevo. En definitiva, se necesita a un traductor como los que colaboran con sanscrit.

Tags:
, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Alejandro Gonzalez
info+alejandro@sanscrit.net

Es redactor de contenidos con una trayectoria multidisciplinar; sus conocimientos lingüísticos y su experiencia en Traducción, Tecnología y Marketing le permiten convertir las ideas a palabras con facilidad.