El papel de Noruega en la reducción del impacto ambiental de las criptomonedas.

Noruega, el medio ambiente y las criptomonedas

Aunque las criptomonedas estén muy de moda actualmente, lo cierto es que su popularidad aumenta más y más cada día. El hecho de constituirse como una divisa descentralizada (con los riesgos que eso conlleva) alterna el espanto de unos con la atracción de otros. Sin embargo, el minado de criptomonedas es un proceso caro y costoso en términos energéticos.

Hoy analizaremos por qué las montañas de Noruega esconden una eficaz solución a este problema y por qué el sector de la traducción profesional tiene mucho que decir en la búsqueda del delicado (pero necesario) equilibrio entre rentabilidad y sostenibilidad.

¿Qué es una criptomoneda?

Una criptomoneda o criptodivisa es una moneda digital que no está sometida al control de los bancos ni de los estados. No pertenece a ningún país de la comunidad internacional, por lo que no hay factores que influyan en su valor más allá del número de usuarios que la utilicen: a mayor uso, mayor valor de mercado.

La gran peculiaridad de las criptomonedas es que solo existen de forma virtual, a diferencia de las divisas tradicionales que tienen su equivalente en el “papel moneda”. Asimismo, se pueden almacenar únicamente en monederos digitales y tienen paridad con otras divisas como el euro o el dólar, también sometida a fluctuaciones.

Por otro lado, son medios de pago aceptados por numerosas entidades en todo el mundo, tales como el banco BBVA, la aerolínea Norwegian, la agencia de viajes Destinia, el sistema de pagos en línea PayPal o la cadena de restauración Starbucks, entre otros.

¿Qué es el bitcoin?

El bitcoin es la criptomoneda de mayor valor en la actualidad. 1 bitcoin equivale hoy a algo más de 41.000 euros y su tendencia es claramente alcista. Hay quien asegura que, dentro de no muchos años, el bitcoin podría llegar a alcanzar el medio millón de euros.

¿En qué consiste el minado de criptomonedas?

El minado de criptomonedas es el proceso mediante el cual se crean algunas de estas divisas (porque no todas se generan mediante minería digital). A muy grandes rasgos, consiste en que un ordenador resuelva ciertos cálculos matemáticos cuya recompensa es el propio activo digital, denominado criptomoneda.

Las criptomonedas: atractivos y peligros

El gasto energético anual necesario para obtener bitcoins representa el 0,6% de todo el consumo mundial y la comunidad científica alerta sobre un potencial incremento de la temperatura global del planeta de 2⁰C durante los próximos veinte años como consecuencia de los procesos de minado.

Por otra parte, no es sensato obviar las razones que han colocado a estas nuevas divisas en el punto de mira, ya que se presentan como una alternativa real a los modelos económicos tradicionales, centralizados y controlados por bancos y gobiernos.

Esta “promesa de democratización” lleva a cada vez más usuarios a invertir en varias criptodivisas (no solo en bitcoins), llegando incluso a obviar el impacto medioambiental derivado de la alta demanda energética que se requiere para el proceso de minado.

Las ventajas de Noruega para minar criptomonedas

Las características de su geografía convierten a Noruega en una región propicia para el minado de bitcoins y ya hay quien las está aprovechando para resolver el potencial problema medioambiental que plantean las criptomonedas. La respuesta, como popularizó Julio Verne, se encuentra en un “viaje al centro de la tierra”.

A orillas del fiordo Nordfjord y a una profundidad de más de 50 metros bajo el nivel del mar, se abre paso un complejo subterráneo conocido como Mina Lefdal, una antigua mina de olivino que permaneció cerrada durante una década y que hoy acoge el centro de datos más grande de toda Europa, propiedad de la empresa alemana Northern Bitcoin.

No hay zona en el interior de este complejo donde la temperatura supere los 8⁰C, gracias a las frías aguas del fiordo adyacente. De este modo, se cubre la ingente necesidad de refrigeración de toda la infraestructura informática albergada en su interior.

La Mina Lefdal se alimenta de la energía procedente de la central hidroeléctrica de Askara, construida en la oquedad de una montaña ubicada a menos de 60 kilómetros y por cuyas turbinas pasan cerca de 17.000 litros de agua por segundo.

Estas condiciones de entorno hacen que minar bitcoins requiera de mucha menos energía que en prácticamente cualquier otra parte del mundo. La empresa propietaria de la Mina Lefdal estima que el coste de minado de bitcoins es apenas un 6% de su valor actual de mercado.

El traductor profesional y su relación con la industria de las criptomonedas

Hoy en día, no hay empresa tecnológica que no se haya planteado la internacionalización. El mercado permite una distribución a escala global de soluciones y suministros relacionados con la informática y la propia naturaleza del minado de bitcoins no hace sino incrementar dicha demanda.

Todas las áreas de especialización de este negocio son susceptibles de enfrentarse al hándicap del idioma: se necesitará un traductor técnico para los manuales de especificaciones, un traductor especializado en energía y medio ambiente para la documentación de estudios y proyectos de ingeniería y un traductor jurídico para los contratos entre las empresas y las propias instituciones públicas noruegas.

El perfil requerido es el de un traductor internacional que, además de dominar uno o varios pares de idiomas y áreas de conocimiento, cuente con el respaldo de una agencia de traducción con experiencia y clara orientación a la excelencia. En otras palabras, un traductor que preste sus servicios a una agencia como sanscrit.

Alejandro Gonzalez
info+alejandro@sanscrit.net

Es redactor de contenidos con una trayectoria multidisciplinar; sus conocimientos lingüísticos y su experiencia en Traducción, Tecnología y Marketing le permiten convertir las ideas a palabras con facilidad.