La traducción veterinaria, un ejemplo de traducción médica aplicada

La reciente polémica sobre las macrogranjas en España ha convertido a la explotación ganadera en noticia de primera plana y gran parte de la opinión pública ha puesto en entredicho las condiciones en las que viven los animales de granja.

Sin entrar en el debate sobre la idoneidad o salubridad de las macrogranjas, una mirada un poco más profunda hacia este subsector agropecuario revela el peso del sector veterinario, que no se circunscribe exclusivamente a los animales domésticos.

La contribución de la traducción profesional al campo de la medicina animal, concretamente desde la rama de la traducción veterinaria, supone un gran apoyo para toda empresa que se dedique a la explotación ganadera y avícola a escala internacional.

¿Qué es y en qué consiste la traducción veterinaria?

Se entiende por traducción veterinaria a la aplicación de la traducción médica en el ámbito de la salud de los animales, independientemente de si son domésticos o salvajes, o de si están destinados a la experimentación o a la producción.

Es muy factible, por ejemplo, que un veterinario necesite informes clínicos traducidos a su lengua materna para evaluar el estado de salud de los animales que formen parte de una explotación ganadera extranjera, o con los que se esté investigando en un país diferente al suyo.

En un campo de aplicación cercano a nuestra cotidianeidad se ubica la inspección y el control sanitario de alimentos para animales, unos productos que, con mayor o menor nivel de procesamiento, están sometidos a una normativa muy estricta en aras de garantizar su idoneidad para el consumo.

Las enfermedades que afectan a los animales también son objeto de estudio del sector veterinario, ya que no solo ponen en riesgo la vida de numerosas cabezas de ganado o avícolas, sino que pueden comprometer la integridad de los productos derivados de su explotación, con el consiguiente riesgo de intoxicación tras su consumo en personas.

Un ejemplo: la historia nos recuerda que, 26 años atrás, se dio un caso de intoxicación alimentaria en Reino Unido por culpa del consumo de carne procedente de vacas con encefalopatía espongiforme bovina (más conocida como la enfermedad de las vacas locas).

La investigación con animales es otro campo de aplicación de la traducción médica, por ejemplo, en la prevención de las zoonosis (las enfermedades infecciosas que pueden saltar entre especies).

Otro ejemplo: existen numerosas evidencias científicas que sugieren que la zoonosis fue la que desencadenó la transmisión del mundialmente conocido SARS-CoV-2, el virus causante de la COVID-19.

Tipos de traducción veterinaria

  • Programas sanitarios que aseguren la inocuidad alimentaria.
  • Documentos sobre políticas sanitarias, análisis de riesgos e identificación del ganado.
  • Escritos que detallen la tipificación y comercialización de los productos de origen animal.
  • Certificados de obtención de productos ganaderos y agroalimentarios.
  • Contratos y memorias económicas para los mercados locales.
  • Estudios y ensayos clínicos.
  • Historiales médicos.

El papel del traductor profesional en el ámbito veterinario

La agencia o traductor que se dedique a la traducción veterinaria debe estar familiarizado con el vocabulario propio de la documentación técnica relativa a los analizadores y las pruebas de diagnóstico.

Esto requiere de experiencia y conocimientos profundos sobre traducción médica y biosanitaria, con la consiguiente capacidad de transposición entre el idioma de origen y el de destino, evitando traducciones literales y siendo extremadamente preciso en la conversión de términos.

Esta precisión se traslada también al ámbito de los componentes que llevan los alimentos para animales, incluyendo piensos, complementos alimentarios, correctores, aditivos y mezclas.

El traductor veterinario también se encarga de traducir documentación relativa a técnicas de mejora y selección genética, un campo de estudio con una elevada incidencia, no ya en la rentabilidad de las explotaciones animales, sino directamente en la salud pública.

Adicionalmente, el traductor veterinario aborda proyectos de traducción de documentos relacionados con tecnologías de inseminación artificial, sistemas de ordeño, automatismos para plantas de incubación, material agropecuario, maquinaria o gestión ambiental.

El perfil es el de un traductor internacional con conocimientos sobre biología, química y medicina animal, que también esté familiarizado con el formato de los documentos que intercambian las entidades privadas y que se destinan a los organismos gubernamentales encargados de hacer cumplir las normativas sanitarias. En definitiva, un traductor de los que colaboran con una agencia como sanscrit.

Alejandro Gonzalez
info+alejandro@sanscrit.net

Es redactor de contenidos con una trayectoria multidisciplinar; sus conocimientos lingüísticos y su experiencia en Traducción, Tecnología y Marketing le permiten convertir las ideas a palabras con facilidad. LinkedIn