La gran oportunidad de las fintech en Suecia

Las nuevas tecnologías están poniendo en jaque a los clásicos modelos financieros. La banca tradicional afronta una inevitable época de transición hacia un escenario dominado por la innovación, donde las expectativas de los clientes evidencian la obsolescencia de ciertas premisas propias de este negocio.

Suecia es uno de los principales enclaves internacionales del movimiento fintech, que encarna esta nueva forma de entender los servicios financieros. A lo largo del texto nos vamos a familiarizar con este concepto, vamos a descubrir por qué es uno de los negocios de mayor auge en Suecia y, por último, vamos a analizar qué aporta la traducción profesional a este campo.

Fintech: ¿qué es?

Una primera aproximación a la definición de fintech es el uso de la tecnología para el desarrollo de los servicios financieros. El término es un acrónimo formado por la unión de las palabras inglesas financial y technology (tecnología aplicada a los servicios financieros).

Este es el modelo de negocio propio de las empresas tecnológicas que prestan servicios financieros, como por ejemplo las multinacionales Facebook, Amazon, Apple o Google (cuyo núcleo de negocio, obviamente, no son las finanzas).

En un sentido más amplio, se entiende que fintech abarca toda la oferta de servicios financieros basados en la tecnología, independientemente de la naturaleza de la entidad que los preste, pero que se hayan al margen de las entidades tradicionalmente vinculadas con el sector de las finanzas.

El peso del sector fintech en la economía de Suecia

El mercado financiero representa el 4,5% del PIB de Suecia y el 2% de la fuerza laboral de todo el país. Los teléfonos móviles son la interfaz preferida por los ciudadanos, por ejemplo, para los pagos automáticos (e-invoices) y el Bank e-ID (identificación digital en transacciones bancarias).

El dinero en efectivo prácticamente ha desaparecido de las calles de Suecia, lo que convierte al país en uno de los centros de éxito más representativos en cuanto a servicios financieros punteros. Tras Londres y Berlín, Estocolmo es la ciudad europea que más inversiones recibe por medio del sector fintech: aproximadamente el 90% de todas las inversiones del país y el 85% de aquellas procedentes de todos los estados escandinavos en conjunto.

La innovación impregna los cuatro costados del tejido empresarial sueco, convirtiendo a este estado en un entorno propicio para probar, desarrollar e integrar nuevas tecnologías. Las cifras avalan esta afirmación, ya que el volumen de negocio destinado a innovación tecnológica pasó de 180 millones de euros en 2015 a más de 1.000 millones en 2020.

Iniciativas y preferencias fintech en los negocios de Suecia

El BPI (Banco de Pagos Internacionales) anunció en junio de 2021, en colaboración con los bancos centrales de Suecia, Islandia, Dinamarca y Noruega, la apertura de un nuevo centro fintech en Estocolmo: el Centro Nórdico de Innovación del BPI.

Su propósito es conferir un entorno de experimentación para que la banca pueda enfrentarse a los desafíos del mundo digital, y no perder peso frente a las empresas emergentes que van dominando poco a poco el mercado.

Las categorías de pagos y transferencias son los servicios más demandados por los clientes del sector fintech según datos de la empresa Klarna, una de las que mejor representan el crecimiento de este sector en la economía nacional a la luz de su recaudación (unos 2.200 millones de euros entre febrero de 2020 y octubre de 2021).

Por su parte, la fundación Green Fintech tiene como misión acelerar la transición a economías más eficientes y sostenibles. El Riksbank (Banco Central Sueco), la Finansinspektionen (Autoridad Financiera Supervisora Sueca) o la Asociación de Banqueros Suecos representan algunas de sus iniciativas principales.

En última instancia, las distintas entidades financieras suecas tratan de identificar aquellas tendencias de la tecnología de las finanzas que sean relevantes para los bancos centrales y, además, amplían y profundizan sus conocimientos sobre ellas. Su objetivo es desarrollar bienes públicos que mejoren el sistema financiero global.

¿Por qué es necesario un traductor profesional en el sector fintech?

El campo de las finanzas está plagado de términos específicos carentes de significado o equivalencia lingüística en ningún otro sector profesional. Esta característica apenas deja espacio para la traducción automática y, por tanto, el peso del proyecto recae sobre el traductor.

La relación del mundo financiero con el ámbito jurídico obliga al traductor o a la agencia a conocer profundamente ambos mundos y a hacer un ejercicio de derecho comparado para adaptar los textos a los distintos marcos jurídicos.

El perfil requerido es el de un traductor internacional especializado en traducción económica y financiera con nociones en traducción jurídica. Un traductor como los que colaboran con sanscrit.

Alejandro Gonzalez
info+alejandro@sanscrit.net

Es redactor de contenidos con una trayectoria multidisciplinar; sus conocimientos lingüísticos y su experiencia en Traducción, Tecnología y Marketing le permiten convertir las ideas a palabras con facilidad. LinkedIn