Posicionamiento SEO y ortografía, una pareja con altibajos

El aprendizaje de la ortografía es una de las tareas más importantes que ha caracterizado la educación escolar típica de cualquier estudiante. Desde nuestra más tierna infancia se nos enseña por activa y por pasiva qué palabras llevan tilde, cómo se deletrean las palabras, cómo se construyen frases con la sintaxis correcta y un sinfín de normas orientadas a instruirnos en el correcto manejo de la lengua escrita.

Pero llega aquí el vertiginoso progreso tecnológico aplicado a la comunicación interpersonal y la gramática tradicional es sometida a un estrés sin parangón. Una situación causada por la gran variable que ha marcado la nueva era: la velocidad. Los gigantes del sector, con Google a la cabeza, priorizan la velocidad de búsqueda por encima de la correcta enunciación de palabras y frases, y avanzan soluciones que incluyen alternativas de autocorrección para agilizar la búsqueda de contenidos. El resultado final es que, se escriba como escriba, el usuario accede igualmente al objeto de su búsqueda porque la plataforma le corrige online los términos.

Llegados a este punto muchos se preguntan si escribir correctamente influye en su posicionamiento SEO como empresa. Dicho de otro modo: ¿de qué sirve poner tildes si el buscador va a proporcionar al usuario el mismo resultado?. Pues resulta que sí que es relevante hacer uso de una ortografía correcta. Es decir, sí hay que poner esa tilde que tanta pereza nos da utilizar.

Hay que diferenciar entre dos términos: el número de búsquedas y el posicionamiento real de cada resultado. Google, como actor principal en el campo de la búsqueda y el SEO global, introdujo hace ya tiempo un algoritmo de legibilidad y de ortografía que priorizaba aquellos contenidos bien escritos. Es decir, aquellos en los que la gramática, el estilo y la legibilidad están bien desarrollados, convirtiéndolos de esa manera en elementos críticos que determinaban el posicionamiento de cada contenido. Así, aunque la búsqueda de un término esté mal escrita y sea predominante sobre la búsqueda de un término correctamente escrito, el buscador nos propondrá primero aquellas fuentes en las que prime una correcta expresión del lenguaje, que incluye la ortografía. Eso, en pocas palabras, significa que la gramática es una aliada indispensable para lograr un buen posicionamiento SEO.

Y no solamente Google se va a fijar en ello. El usuario que nos esté buscando percibirá aquellos contenidos que están bien escritos y expresados como los que le inspiran más confianza, por lo que a nivel de empresa gozaremos de mejor reputación y proyectaremos una imagen de seriedad que facilitará el engagement de quien nos lee. En resumen: escribir bien potencia el SEO y hace que nuestros lectores se puedan convertir en potenciales clientes.

Surumbam
info@surumbam.com

Somos la empresa creativa concebida para ser parte de la solución.