Los tres grandes tipos de traducción

Cuando uno desea llevar a cabo la traducción de un texto tiene ante sí varias opciones. Desde luego, a nadie se le escapa que la tecnología ha revolucionado este campo, que, como tantos otros, no ha escapado al influjo de plataformas tan potentes como Google o como las miles de apps que pueblan internet. ¿Quién no ha usado nunca, por ejemplo, el ‘Google Translator’ para averiguar rápidamente el significado de una palabra o realizar una traducción sencilla de una frase? ¿O quién no ha instalado alguna vez una aplicación en su móvil que en combinación con la cámara del dispositivo identifica textos y los traduce sobre la misma imagen?

A escala doméstica la tecnología aporta inmediatez a un coste prácticamente nulo. Sin embargo, su precisión todavía tiene un largo camino por recorrer. La inteligencia artificial proporciona grandes avances pero cuando se trata de textos más complejos la aportación humana se hace indispensable.

La traducción a cargo de profesionales sigue siendo la baza principal para aquellas empresas que desean obtener un resultado de calidad. En este contexto es fundamental la capacitación del profesional, su formación y su grado de implicación y conocimiento en la cultura nativa del texto. Como en todo, uno de los principales handicaps a los que se enfrentan los traductores es el tiempo disponible, el habitual apremio de los plazos de entrega. La tecnología está contribuyendo a difuminar el problema con los sistemas que permiten trabajar a varios traductores en el mismo proyecto, de forma simultánea, con textos digitales que se vierten en una única plataforma y que aceleran el proceso de forma notable y eficiente.

Otro sistema que se está implementando es el de la post-edición a cargo de profesionales de los textos traducidos inicialmente por sistemas automáticos. Es un sistema intermedio entre los dos anteriores y consiste en la revisión meticulosa de los textos traducidos de forma automática. Eso reduce los costes y los tiempos pero es fundamental que los profesionales que realizan la tarea conozcan perfectamente el contexto que rodea cada texto y las connotaciones culturales que puedan hallarse ocultas en una traducción primaria. Muchas veces no es solo cuestión de contar con un lingüista profesional y cualificado sino en la experiencia del mismo con la cultura de referencia.

En cualquiera de los tres casos, la traducción sigue representando un fascinante campo de desarrollo de nuevas técnicas y procesos al servicio de una sociedad cada vez más transversal, multicultural y multicontextual.

Surumbam
info@surumbam.com

Somos la empresa creativa concebida para ser parte de la solución.